martes, 4 de diciembre de 2012

Tenía revisión


Está ya como una rosa. Es un decir, las rosas se están quietas. Hoy tenía la revisión.

Sin embargo, llovía tanto que he llamado por teléfono para decirles que hoy no íbamos a ir. La clínica está lo suficientemente cerca como para poder ir andando y lo suficientemente lejos para acabar calado si está lloviendo.

No hay duda, era un dolor muscular.

El otro día cuando le miró, también le auscultó y le pregunté si le notaba algo en el corazón. Dijo que no notaba nada, ningún soplo  ni nada.

Su compañera, no sé a santo de qué, nos había  hecho ese comentario: “habrá que hacerle placas, electro…”.

Es la misma clínica veterinaria.  Afortunadamente, todas las veterinarias no son iguales.

Iremos mañana si no llueve, además nos tiene que dar las pastillas que dijo que convendría que tomara de forma crónica para proteger las articulaciones (yo no tomo nada para mis articulaciones...). También tenemos que comprarle el antiparasitario que le tocaba tomar ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada